¿Te han pedido que seas el padrino o la madrina de un pequeñín? ¿La idea te provoca nervios? Pues no te preocupes, puesto que es todo honor. Podría considerarse casi una bendición, ya que lo que te han pedido es que seas la segunda madre o el segundo padre a quien recurrir, a quien pedir consejo, personas con las que compartir el tiempo.

Ser padrinos no os convierte en los tutores legales del niño, sino que se trata más bien de un rol de apoyo por el bien del desarrollo y la crianza del niño. Dado que sois los segundos padres, es importante darle a vuestro ahijado algo que refleje vuestro amor por él, ¿no crees?

Libro personalizado El dia en que naciste

¿De dónde viene la tradición de que los padrinos hagan regalos a los niños?

Lo creas o no, la costumbre comenzó hace cientos de años, allá por el siglo IV, cuando los cristianos temían ser perseguidos por los no cristianos. Se esperaba que los antiguos miembros de la iglesia apadrinaran a los nuevos. Los padres pedían a sus amigos más íntimos y queridos que apadrinaran a los hijos que iban a bautizar. Estas personas eran conocidas como «patrinus», de donde viene la palabra «padrino». El regalo de bautizo de los padrinos simbolizaba los obsequios que los tres reyes magos le ofrecieron a Jesús cuando nació. Y así es como empezó la tradición de hacer regalos por un bautizo.

El significado de la plata

Las ideas de regalo más tradicionales para un bautizo son los objetos de plata. Pero ¿por qué plata? Se consideraba que la plata era una buena inversión para el pequeño, ya que simbolizaba su independencia más adelante.

Gracias a esta tradición, los padrinos regalaban objetos de plata como cubertería, cucharas, sonajeros, jarras, servilleteros, monedas y hueveras como obsequio de bautizo.